Carta del P. Jorge para los parroquianos